EX-MILITANTE DE PODEMOS CONFIRMA LA MIERDA DE PARTIDO QUE ES

Podemos, disidencia controlada de manual, hoy amiguitos y socios del Psoe, el partido más corrupto, ladrón y criminal de Europa. Astuta, habilísima e interesa creación mediática, la Podemia es el partido del poder actual, que deviene líquido, dúctil y mutante. Partido lameanos de la agenda globalista, congrega en sí, arracimadas, todas las psicopatías genocidas de Soros, Gates y las fundaciones Rockefeller y Ford.

Podemos, mimetizado a la perfección con la antaño denunciada castuza, deviene perfecto culmen de la monstruosa hidra bicéfala del hipercapitalismo y el Megaestado orwelliano. Es más, todos los partidos – parlamentarios y extraparlamentarios- son, ese sentido, simplemente, diferentes facciones de un mismo partido/régimen. Votes a quien votes, el criminal sistema siempre permanece.

Errare humanum est. Pero llega un momento en que una gota colma el vaso. Ilusionado iluso, dolorosamente desilusionado, Miguel Ángel Espejo, asturiano y «asintomático, padeciendo en su día las mafias sindicales, abandona Podemos. El punto de no retorno: el secuestro domiciliario padecido. Tarde, pero buena noticia. Te vistes por los pies y mandas todo a tomar por el culo. Les reproduzco la carta enviada a la dirección anunciando el final de su vínculo con semejante espanto.

Ante la situación de confinamiento forzoso decretada por el gobierno con la complicidad de Podemos en base a una supuesta pandemia, me surgen una serie de cuestiones ineludibles. ¿Conoce Podemos la importancia de la vitamina D para la vida humana? ¿Sabe que las personas diabéticas deben caminar todos los días por el bien de su salud? ¿Sabe la gravedad de confinar a una persona que esté atravesando una depresión?

¿Conoce las consecuencias de encerrar a la infancia prohibiéndole el sol, el aire y disfrutar de los amigos y abuelos durante meses ¿ Sabe que las familias están sin un euro encerradas en casa y se les niega la posibilidad de salir a la calle a pedir ayuda a familiares y amigos como es costumbre entre nosotros los empobrecidos?

¿Sabe del incremento de suicidios ocultados sistemáticamente por los medios de incomunicación? ¿Conoce la situación de terror a la que están siendo sometidas las personas mayores encerradas en casa y los efectos que esto produce en su salud’? ¿Conoce la situación aberrante de muchos ancianos en las residencias?

¿Conoce los episodios de brutalidad policial y abusos de autoridad que acontecen por todo el país? ¿Conoce la implantación de la censura a gran escala que se está llevando a cabo, cerrando medios de comunicación y violando sistemáticamente la libertad de expresión de todo aquel que ose discrepar del pensamiento único?

La verdadera ciencia es la duda. Extraña es la ciencia que no debate y se dedica a aplastar las voces que no le interesa oír y le entrega sueldos millonarios a los «expertos científicos» que se pasean de un plató a otro de los medios enfermativos.

¿Conoce que se prohíbe hablar a los médicos de lo que está ocurriendo realmente en los hospitales y muchos ya han sido despedidos por tratar de exponer valientemente sus vivencias? ¿Es consciente del desastre social y económico que va a traer este lote de medidas con la excusa de proteger la salud pública?

Basta con ir al supermercado y leer la lista de ingredientes de cualquier cosa para darse cuenta de lo que le importa la salud publica al estado. ¿Es consciente de que después de robarnos todos nuestros derechos en instaurar una dictadura psico-tecno-cientifico-mediática basada en el control total al servicio de la banca y de los grandes consorcios capitalistas supranacionales no va a haber marcha atrás y les habremos entregado la poca libertad y sueños de soberanía que nos quedaban en una país en venta a precio de saldo?

Considero en este caso que el remedio es infinitamente más grave que la enfermedad. Y desgraciadamente va a dejar a mucha gente tirada en el camino. No hablo de mil o cien mil, hablo de millones de personas que es lo que la élite psicópata que nos dirige pretende.

A estas alturas de mi vida no puedo pasar de la utopía a la distopía, como otros cambiaron fácilmente del cielo por asalto al infierno por coalición. Frente al colapso capitalista autoinfligido que acontece ante nuestros ojos, solo les queda la implementación brutal de la tecnología contra los seres humanos y la naturaleza. Los nuevos delincuentes serán los que se nieguen a vacunarse o vayan a correr al monte o los que planten semillas no autorizadas o se les ocurra darle un beso a su abuela.

A pesar de todo se abre una ventana de oportunidades para crear un modelo social colaborativo con el estado o sin él, que sustituye al estúpido y criminal modelo imperante. Es tiempo de construir sólidamente con honestidad e inteligencia y para ello es necesario botar de una vez por todas a los iluminados que nos han traído hasta aquí y pretenden arreglar el desastre que ellos mismos han creado.

Nos va la vida en ello. Personalmente no he podido permanecer impasible ni ser cómplice de todo esto que se nos viene encima, pues esto solo es el principio y no van a parar hasta conseguir sus objetivos. Por todo ello he decidido abandonar definitivamente esta organización

Luys Coleto ( El Correo de España )