FALTA DE COHERENCIA

Cada día que pasa la situación política, social y económica de España es peor. Me gustaría decirles lo contrario, pero sería faltar a la verdad.

En las últimas 48 horas, hemos vivido una de las mayores demostraciones de nigromancia política que recordamos: los constitucionalistas del PSOE pactando una contrarreforma con un partido marginal y filoterrorista. Imposible imaginarse algo así hace diez años.

Y ahora intenten adivinar lo que puede venir en adelante. Este estilo, esta forma de hacer política, se basa en un instrumento clásico: la mentira. Se miente sin rubor. No queda ya dignidad alguna.

No les importa desdecirse ni se avergüenzan de que les demuestres su absoluta falta de coherencia. La izquierda y la extrema izquierda utilizan el viejo truco de reiterar la mentira hasta convertirla en «media verdad» asumida.

Nadie informado se cree los datos de muertes, pero las cifras oficiales no dejan espacio a los disidentes. Y eso mismo ocurre en otros muchos frentes: no se pagan los ERTE, el dinero no llega a las empresas, no hay plan B ni C, no existe proyecto de futuro para España.

El Astrolabio ( ABC )