FANTASÍAS SÁNCHEZ

Uno de los problemas más graves de Sánchez es su mala relación con la realidad. De ahí su pésimo vínculo con las matemáticas, y eso que estudió Económicas.

Él sigue creyendo que el dinero nace en los árboles. Si no, se lo hace pagar a los ricos y, si no llega, a las clases medias, las verdaderas paganas de las políticas populistas.

Prepárense de todos modos para escuchar a Sánchez por tierra, mar, aire y por TVE, queriéndose presentar como el centrista al que no le dejan gobernar.

Ni un ápice de responsabilidad reconocerá en la incertidumbre política que atraviesa España. Fíjense bien: se opuso en dos ocasiones a que gobernara la lista más votada que encabezaba Rajoy, se coaligó de manera destemplada con los golpistas catalanes, le metió ya un agujero notable al erario del Estado; con un sentido patrimonial como nadie hasta ahora, usó para su relax los medios públicos, y se disponía a pactar con los independentistas si no llega a pararle los pies la indignación de media España.

A pesar de ello, él seguirá con su discurso fabuloso, y no sé lo que es más peligroso: su fantasía calculada, o si se la cree.

El Astrolabio ( BC )