FÉ DE ERRATAS

«Darle poder a un tonto es como ofrecerle mantequilla a Marlon Brando»

Los libros no sienten vergüenza al reconocer sus errores y por eso tienen “fe de erratas” , que es el cúmulo  de equivocaciones que aparecen entre sus páginas , casi siempre achacables  a quien escribe y firma un texto con historia,trama, intriga, diálogos, personajes, ensoñaciones, desarrollo y final,  donde todo está permitido porque la ficción no tiene límites y la verdad ,en literatura , es uno de los pocos excesos que  no tiene por qué permitirse un escritor.

El final nunca es lo importante  sino el perfil del protagonista, su catadura , sus heroicidades o indecencias, las guarrerías que arrastra o las mentiras que dice siempre que parezcan verdad, porque las buenas novelas son como las letras de las canciones de Sabina que sirven para escribir artículos de opinión  con solo quitarle una coma o añadirle un adjetivo.

Con ellas se podría hacer una crónica política de actualidad, algo a lo que renuncié hace unos días cuando me prometí regresar al relato en el que las palabras no tienen por qué significar lo que pretenda su autor sino lo que deduzcan sus lectores, porque lo fácil resulta simplón y lo evidente cansino.

¿ De qué sirve hablar de una chepa indisimulada y unos vaqueros de mercadillo sin planchar, de un abrazo del oso y una mano aprisionada,  o de una sonrisa triunfadora y un rictus de derrotado. 

Hoy prefiero robarle la idea y el son de esta crónica  a mi admirado Sabina  que se ha hecho sabio conviviendo con piratas de parche en el ojo y pata de palo.

Al Capone en Chicago

traficante en Melilla

Consentidor en la Diagonal.

Mentiroso en todo caso

inmigrante en la vida

Negro para copiar.

Indigente sin causa

Perturbado en la Feria

Caimán en un bazar.

Policía, ni en broma

Triunfador en la miseria

Tocomocho en la ciudad.

Tahur de medio pelo

Gioconda de risa falsa

Perista de profesión.

El más chulo del barrio

Tiro porque me toca

Suspenso en religión.

Confesor de lampantes

Verdugo de pensadores

Tabernero sin honor.

Comunista en las Vegas

Capitán del Titanic

Taimado embaucador.

Billarista a tres bandas

Insumiso en el Falcon

Director de un cabaret.

Mentiroso por horas  

Jugador de ventaja

Dirigente de un burdel.

Escapista en la vida

Traperlista en el cielo

Falso por vocación,

Cronista de sucesos

Detective en apuros

Guapo de culebrón .

Carné de frenopático

Olor a chamusquina

Candidato a desertor.

Colega de  la chusma

Equilibrista en la cuerda

Suicida por vocación.

Violador de tus sueños,

Traidor de esperanzas,

Traficante de  ilusión.

Vendedor de lo ajeno

Desertor en la guerra,

Huérfano de honra y valor.

Pero si me dan a elegir

Entre todas las vidas yo escojo

La del pirata cojo

Con pata de palo,

Con parche en el ojo,

Con cara de malo,

El viejo truhan, capitán

De un barco que tuviera

Por bandera

Un par de tibias y una calavera.

Diego Armario