FIRMEZA EN GUANTE DE SEDA

Me temo que la coalición del PSOE con Ciudadanos no va a ser posible, entre otros motivos, porque Rivera se ve presidente del Gobierno dentro de cuatro años y jefe de la oposición de facto en la presente legislatura.

A Rivera no parecen bastarle las razones de Estado y de bien común orientadas a moderar a un Gobierno que no debe hipotecarse con la extrema izquierda ni con los independentistas.

Pablo Casado, que ayer se estrenó como verdadero líder de la oposición, dejó en el bando de Ciudadanos esa responsabilidad. Él decidió actuar con mano de hierro en guante de seda. Creo que es lo obligado en estos tiempos en donde la sobreactuación es moneda de cambio habitual en la política.

Sereno en las formas y firme en el contenido. Se pueden defender los ideales de cada uno sin necesidad de ser maleducado. Otra cosa bien distinta es el sentido patrimonial de Sánchez con La Moncloa. Un capítulo más del rosario de desprecios a las formas democráticas del líder socialista.

Lo normal sería ir al Parlamento, la casa de la soberanía popular, y allí pulsar los ánimos. Ya verán cómo los de hoy no serán tan templados como los de Casado.

El Astrolabio ( ABC )