FISCALIDAD: LA HIPOCRESÍA DEL GOBIERNO

El Gobierno ha dejado claro después del 28-A que piensa elevar la presión fiscal en 26.000 millones de euros hasta 2022.

El principal argumento esgrimido por el PSOE para justificar esta medida es la necesidad de reducir la brecha en el gasto social con relación a nuestros vecinos europeos.

Sin embargo, según la previsión recogida en el plan presupuestario enviado por el Ejecutivo a Bruselas el gasto en educación y sanidad seguirá por debajo de la media comunitaria.

También el capítulo de protección social, que incluye pensiones y empleo. Si Moncloa quiere subir impuestos para tratar de cumplir el déficit, que lo diga.

Pero no debe esgrimir hipócritamente una recuperación de los servicios que ni siquiera contemplan sus propios cálculos.

El Mundo

viñeta de Linda Galmor