FRANCO EN CAMPAÑA

Cabe suponer que Sánchez sabe que solo hubo un Franco, por lo que tiene escasos días para discurrir algún nuevo fuego de artificio con el que seguir desviando la atención de los problemas reales del país.

Tras un complejo proceso en los juzgados que ha evidenciado la improvisación chapucera con la que el Gobierno anunció en junio del año pasado, nada más llegar a Moncloa, la exhumación del dictador del Valle de los Caídos, Calvo anunció ayer que se realizará antes del 25 de octubre.

Esto es, en vísperas del comienzo de la campaña para el 10-N. Sánchez no se ha resistido a explotar al máximo los alicientes electoralistas de un asunto que, pese a serle indiferente a buena parte de la ciudadanía, se presta al efectismo y moviliza a los votantes de izquierda más ideologizados.

Sobre la exhumación se hubiera podido lograr un amplio consenso parlamentario, pero el Gobierno prefirió avivar la polarización en vez de evitarla.

El Mundo

viñeta de Linda Galmor