FRENAZO ECONÓMICO

Seguro que de esta crisis del coronavirus saldremos mejores y más fuertes, y puede que hasta más solidarios. La humanidad, ahora emocionalmente tan frágil, siempre ha superado los trances y escollos por dificultosos y complejos que fueran.

Venceremos, no lo duden. Lo que no tiene fácil recuperación es el frenazo económico. Ahí es donde se esperaba mayor talento y agilidad por parte del actual Gobierno de España.

El pequeño comercio enfrenta un parón en el consumo que precipitará todavía más la agonía que ya sufría por la competencia electrónica. No le va mejor a la hostelería.

Otras empresas de tamaño medio pasarán también dificultades, por no detenerse en el sector turístico, auténtica víctima de esta pandemia.

Por eso, de quienes se matan a dentelladas por gobernarnos cabe esperar iniciativas que sirvan de bálsamo para las heridas económicas que se están abriendo.

Si se actúa rápido y bien, los efectos pueden ser menores. Si, como parece, el Gobierno no tiene plan, preparémonos para una nueva recesión.

Todo lo que sea normalizar la vida ayudará a paliar tan nefastas consecuencias.

El Astrolabio ( ABC )