GANAR LA GUERRA CIVIL, 80 AÑOS DESPUÉS

El señor [Pedro] Sánchez afirma rotundamente [durante su entrevista en Televisión Española] que lo que pretende hacer en el Valle de los Caídos no es revanchismo, pero, es que no hay otra forma de verlo: pretende destruir una basílica cristiana, exhumar los restos de un dictador,… 

Vamos, que pretende “hacer justicia” a su bando.

Vamos a ver, señor Sánchez, ese no es el problema que tiene ahora España (ni siquiera es un problema, salvo para los que viven anclados en el pasado), deje usted en paz a los muertos, y a los católicos practicantes, déjenos tranquilos con la práctica de nuestra fe en las iglesias y demás centros de culto que existen en nuestro país.

Porque le recuerdo, señor Sánchez, o, mejor, le informo, de que España es un país de tradición católica, que sigue con mucho fervor y cariño a sus distintos santos y vírgenes y que realmente se siente herido cuando “los de su partido” o sus amigos “decretan” la retirada de una cruz o cualquier otro símbolo que, sí, señor Sánchez, nos representa y al que queremos honrar.

Tal vez esté ganando votos entre la masa izquierdista radical, que solo entiende de destruir símbolos, pero, desde luego, no está gobernando para todos los españoles y, por descontado, no va a destruir el Valle de los Caídos, basílica cristiana incluida, para la reconciliación, sino para la revancha.

Y dice que se queda hasta 2020 (como todos sabíamos).

¡Que Dios nos coja confesados!

Y al Partido Popular, gracias por no haber hecho nada para proteger a los fieles católicos (los musulmanes están más que protegidos en este país) mientras tenían mayoría absoluta.

Sandra González Anasagasti ( Actuall )