GESTICULACIÓN ELOCUENTE

En las aldeas gallegas le llaman «boi de palla» (buey de paja) a un animal grande, cuyo tamaño oculta su inutilidad. Es un macho que no trabaja ni fecunda, aunque aparenta en medio de la granja. Ese perfil se da con excesiva frecuencia en la vida política española: demasiada apariencia y poco fondo.

En realidad, pura fatuidad. Pedro Sánchez, ese señor que le tiene miedo a que los españoles votemos, parece interesado en viajar en Falcon, en pasear por Nueva York con escoltas o en gastar el dinero público, que es de todos nosotros, en reportajes fotográficos propagandísticos.

Mientras, las líneas maestras de su gobierno las va diseñando Pablo Iglesias, que se aprovecha de la narcisa debilidad egocéntrica del actual inquilino de La Moncloa. Así va colando las ideas centrales de su ideario, mientras el buey de paja de La Moncloa no arregla ninguno de los problemas reales de los españoles.

Se limita a coleccionar situaciones tan significativas e inauditas como la que ayer protagonizó en el Palacio Real. En definitiva: el gesto es muy elocuente.

El Astrolabio ( ABC )

viñeta de Linda Galmor