EL GOVERN ACABA CON MONTESQUIEU

Cada día que pasa se evidencia más la monstruosidad de Estado totalitario que implantarían Puigdemont y las huestes de la CUP si pudieran poner en marcha su república catalana. Así, inspirados en la más célebre de las novelas de Orwell, han creado una Comisión para controlar a los jueces que investiguen hechos relacionados con la pseudoconsulta del 1-O. Faltan calificativos para explicar esta nueva tropelía de la Generalitat, cuyos dirigentes no es ya que desafíen al Estado democrático y de derecho que es España, sino que en pleno siglo XXI pretenden imponer un sistema al estilo soviético que entierre para siempre a Montesquieu o Locke.

Hay por desgracia todavía muchas dictaduras en el mundo donde la separación de poderes suena a chiste malo. Dudamos mucho que los ciudadanos catalanes deseen vivir en un régimen en el que sus dirigentes tengan la capacidad para controlar, coaccionar y someter a los jueces, garantes en último término del respeto al imperio de la ley.

El presidente del Supremo y del CGPJ ha pedido a la Abogacía del Estado que actúe para detener esta barbaridad. Pero un Govern instalado en la rebeldía, secundado por unas instituciones autonómicas que llevan meses incumpliendo los requerimientos del Constitucional, sólo dará marcha atrás en su deriva ‘orwelliana’ cuando se frene en seco el delirio independentista.

El Mundo

viñeta de Linda Galmor