GRACIAS, IGNACIO ECHEVARRÍA, POR DARNOS TANTO.

Gracias, Ignacio, por habernos dado tanto, en tan poco tiempo. Por haber sido un ejemplo de dignidad, de entrega, de rebeldía contra la injusticia, y haberlo pagado con tu propia vida.

Gracias porque no solo tú, sino tu familia, nos habéis enseñado tanto. Ni una palabra más alta que otra, ni un reproche, solo agradecimiento a todos. Qué lección de  saber estar, de saber hacer frente a una situación tan dura, tan triste, que, como bien dijo tu hermana Ana, “se ha convertido en algo más bonito y muy grandioso”. 

 Hoy, en el día de tu adiós, ¡ Gracias, por habernos dado tanto !

Paloma Cervilla ( ABC )