GRACIAS, PRESIDENTA

Susana Díaz se paseó el otro día por la Facultad de Derecho de Málaga y confiamos en uno de los subordinados del partido para narrar la escena, en patio central. Dani Pérez, biólogo, portavoz municipal socialista, escribe: “…varios alumnos (¿no cabía varias alumnas?) se han acercado a Susana Díaz. Todos/as (bien ahí) les (sic) decían lo mismo: gracias Presidenta por la gratuidad de las matrículas, por hacer una universidad pública y de calidad. Algo q solo pasa en #Andalucía”. Ya saben que el populismo siempre son los otros.

Efectivamente, en Andalucía los alumnos no pagan el equivalente a los créditos (asignaturas para viejunos) aprobados el curso anterior. En la práctica, esto ha hecho que casi no abonen matrículas que pagan -vía impuestos- los padres de los chavales agradecidos por los afanes de la presidenta. Después del exitazo del reparto gratuito de ordenadores escolares, llega esta política redistributiva en la que el hijo de un ejecutivo de multinacional paga lo mismo que la hija de una viuda de barrenderoNada, que canta C-Tangana. Socialismo andaluz siglo XXI. Y tener a subordinados que describan el agradecimiento de todos y todas.

Luego está lo de la calidad y lo de que sólo pase en Andalucía. En Alemania la universidad es muy barata, pero no llegan todos y todas. Aquí entran en Industriales alumnos con dificultades con las matemáticas, no vayamos a discriminar por tonterías. Los germanos son unos bárbaros que separan a los niños por capacidades a los 11 años.

La mentalidad que subyace detrás de la descripción de los alumnos agradecidos de Dani Pérez no sale gratis y está escrita en boletín oficial. Aquí seguimos, Andalucía, 40 años después, socialista, obrera, española. Vanguardia. ERES, ordenadores, matrículas, paz social. El gran plan estratégico. Que caiga Cataluña como destino preferente de los médicos con mejor nota del MIR es preocupante y que demos por hecho que Andalucía no es atractiva para ellos es deprimente. Incomprensible, cuando tenemos tanto público, gratis y de calidad. Nos faltan entradas de cine gratuitas para los jóvenes, promesa de Chaves, año 2000. Llegaron a pedir ERES y se debió de olvidar el hombre.

Berta González De Vega ( El Mundo )

viñeta de Linda Galmor