GRACIAS VOX

VOX habla en las instituciones, sin complejos, sin miedo a nada ni a nadie.

Hace unos días, Javier Ortega Smith en su intervención en el Ayuntamiento de Madrid estuvo espléndido, llamando a las cosas por su nombre, recordando a los socialistas la multitud de crímenes y daño que causaron en la II República, ante la moción de urgencia presentada por Pepu Hernández en nombre del Grupo Municipal Socialista de Madrid, para su debate en el Pleno, en la que pidió la reprobación del portavoz de VOX, diciendo falsamente “por su falta de respeto a las víctimas de la violencia de género y por sus reiterados boicots a cada acto que ha organizado el Ayuntamiento en su recuerdo”. Dirigiéndose a los socialistas, les dijo, que cuando vayan a hablar a las instituciones, lo primero que deben hacer, es pedir perdón por todo el daño causado a los madrileños durante la II República,

Dicha reprobación fue pedida por el suceso protagonizado por la marroquí Nadia Otmani, la cual reventó el acto organizado por el Ayuntamiento de Madrid, al increpar de manera contundente y manipulada a Ortega Smith, este se limitó a responderla diciéndola, que guardara silencio porque no le dejaba seguir el acto. Por esas únicas palabras le presentaron la reprobación y gracias a los votos de Ciudadanos, junto con los del PSOE y de Mas Madrid consiguieron reprobarle.

El Secretario General de VOX, Javier Ortega Smith a la salida del Pleno en el que se votó su reprobación, respondió a los periodistas  “Me importa un bledo” refiriéndose a su reprobación. También manifestó, que “Si volviera a echar el tiempo marcha atrás, iría al mismo acto y volvería a decir exactamente lo mismo”, añadiendo, que es “una reprobación, que no tiene otro objeto que intentar que una parte de la opinión política, que varios miles de madrileños, y en definitiva, millones de españoles que pensamos de una manera diferente al consenso progre” nos quedemos solos.

Explicó que “es un orgullo” y dijo, “también nos quedamos solos, cuando criticamos la inmigración ilegal, y decimos, que hay que ponerle barreras y fronteras seguras. También nos quedamos solos, cuando pedimos la ilegalización de los partidos separatistas. También nos quedamos solos en su día, cuando fuimos los primeros que pedimos la aplicación del artículo 155, que pedimos la detención de Torra, que pedimos la aplicación del artículo 116.

También nos quedamos solos, cuando decimos que hay que reformar para que sea viable económicamente el sistema de pensiones. Le podría hacer una lista interminable de las situaciones en las que nos quedamos solos” y finalizó, diciendo que es mejor quedarse solo, que estar mal acompañado.

Nadia Otmani dijo que era víctima de violencia de género, dato que es absolutamente falso, como se comprobará mas adelante.

Javier Tejedor ( El Correo de Madrid )