GUARDIA CIVIL: EL DESCARO DE MARLASKA

Ya es innegable que, toda vez que ha perdido el crédito como ministro del Interior, Marlaska está decidido a actuar con absoluto descaro como miembro de un Gobierno que hace de la polarización y del uso partidista de las instituciones su sello.

Y, así, un día después de salvarse de la reprobación parlamentaria a duras penas gracias al ignominioso auxilio de Bildu, Marlaska dio ayer otro desvergonzado campanazo ascendiendo al general que originó la polémica de los bulos contra el Gobierno.

Será jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil quien, en una célebre rueda de prensa, admitió -leyendo lo que llevaba escrito, no improvisando- órdenes para investigar todo aquello que fuera crítico con la gestión del Gobierno ante la pandemia.

A su injerencia y sus mentiras sobre la purga en la cúpula de la Guardia Civil, Marlaska suma así otra muesca para agrandar su desprestigio al frente de una cartera de Estado clave.

El Mundo