HABLANDO CLARO

Yo soy un orgulloso pollavieja,
y mando a los mindundis al carajo.
Me encanta combatir con desparpajo
a los profesionales de la queja.

Mariconez es una palabreja
que solo ultraja al gil y al calandrajo.
¿ Ofendiditos hay ? ¡ Pues agua y ajo !
¡ Me cisco en los melindres de su oreja !

¡ No puedo con el coro verguiflojo,
cautivo del remilgo y del sonrojo,
que cacarea cháchara canija !

Así que yo, monástico cartujo,
sin eufemismo, escrúpulo o tapujo,
¡ me paso a los gazmoños por la pija !

Fray Josepho ( Libertad Digital )