Con la entrada en vigor del BREXIT y el principio de acuerdo consecuente entre la Gran Bretaña y España sobre la situación de Gibraltar, surgen opiniones para todos los gustos.

La mía es muy simple : viendo retozar de felicidad al Sr Picardo y a sus llanitos, al líder británico Boris Johnson y, ! como no ! , a la retahíla de españoles paniaguados de la zona, creo que no es difícil deducir quien sale beneficiado de este Acuerdo. Tenga por seguro que España y su dignidad desde luego no.

Aquí los únicos beneficiados son Gibraltar que sale reforzado con este Acuerdo y el Reino Unido en la defensa de su único interés en la zona , esto es, la Base Militar ; y por supuesto su aliado americano, habitual utilizador de sus instalaciones pese a tener muy cerca las Bases de Rota y de Morón. Francamente la situación de España es patética. La típica del cornudo y apaleado.

Desde luego no ha sido la actitud negociadora del Gobierno socialista la mas agresiva y eficaz pero si analizamos lo pactado de una forma racional, en el contexto de la situación general política de España, se puede entender.

Me explico : son reiteradas veces las que he dicho que en España no existe un sistema democrático sino un sistema partitocrático donde los partidos, gobiernen o no , solo responden a sus intereses particulares, en ningún caso al general de los españoles.

Y aquí en este Acuerdo sobre Gibraltar ha sucedido lo mismo. Parto de la base de que, salvo unos pocos, tildados seguramente de “franquistas” , a la mayoría de los españoles la soberanía de Gibraltar les importa sencillamente un pepino.

Buena prueba de ello es la absoluta falta de presión popular, léanse manifestaciones , concentraciones, o lo que se quiera, en apoyo de la soberanía española del peñón.

Han brillado y brillan por su ausencia e indiferencia. Aquí, desde aquellas fechas en la que Franco y su ministro Castiella actuaron con energía y  fuerza, lo único que ha habido son algunos actos individuales como el de la audacia y valentía personal del Secretario General de VOX, Javier Ortega, y de algunos compañeros suyos de ese partido, colocando una enorme bandera de España en una ladera del Peñón, y sacando del fondo de la bahía bloques de hormigón colocados por las autoridades gibraltareñas para impedir la pesca,  pero NADA MÁS.

Al resto de la sociedad española le trae sin cuidado el asunto y ,aún peor, son muchos los que se benefician muchas veces de las bondades fiscales implantadas en Gibraltar. Tantos que no estaría de más desenmascarar a tanto sinvergüenza con intereses en la colonia.

Y siendo esto así no pretenderá nadie que el PSOE se meta en problemas cuando es un asunto que como estamos viendo no lo es tal para una gran mayoría. El PSOE , al igual que el PP cuando gobernó, solo atiende a su interés partidista y si encima su política beneficia a todos los que viven a costa de Gibraltar,  pues,  eso : mantiene y gana un buen vivero de votos. Así de claro.

La reclamación de la soberanía sólo queda para los pocos nostálgicos del “ Gibraltar español” .

Gibraltar es la única colonia existente en Europa y así seguirá siendo mientras no haya una decidida acción para su recuperación y la voluntad del pueblo por recuperarla . Hoy por hoy no hay nada de eso. La indiferencia es total. Añádase a esto el interés norteamericano porque el status actual se mantenga porque desengáñese el que piense otra cosa : el primer valedor de la colonia son los EEUU por su interés en el valor estratégico de la base militar y en el de su socio, siempre preferente, el RU.

Así de simple. Fin de la historia.

PS. Cosoberanía supone y significa reconocer a Gran Bretaña soberanía compartida y esto no es de recibo. Ni está en el Tratado de Utrecht ni debe estar en las legitimas aspiraciones españoles por recuperar la integridad territorial. Yerra el PP al hablar de este término.

General Chicharro ( El correo de España )