HAGAN CASO A TEZANOS Y NO PARARÁN DE REÍR

«No hagan caso a las encuestas». Así comenzó ayer su comparecencia el presidente del CIS, convertido hoy en un bochornoso instrumento de propaganda del sanchismo. Es casi cómico asomarse a los barómetros que elabora José Félix Tezanos para comprobar cómo se ajustan como un guante a las consignas que previamente ha ido lanzado el Gobierno.

En el último, de ayer mismo, sólo el PSOE y los animalistas progresan en intención de voto respecto a las últimas generales. El resto, o iguala o pierde apoyos. Eso sí, respecto al anterior sondeo Ciudadanos progresa notablemente, justo cuando el partido de Arrimadas se ha avenido a dar oxígeno a Sánchez para que este saque adelante las votaciones del estado de alarma. Llama Moncloa:

 «José Félix, que Cs ya no es la ultraderecha, se acerca al redil». «Tomo nota, Iván». Y así ocurre. Naturalmente, los españoles -según Tezanos- creen que «no es momento de criticar al Gobierno».

Que no, que pese a los más de 27.000 muertos, el casi cuarto de millón de contagiados (más de 50.000 de ellos sanitarios), las compras disparatadas de material, los cinco millones de parados, los miles de trabajadores esperando aún las ayudas prometidas, los derechos cercenados y el festival de mentiras y rectificaciones, los españoles, dice el CIS, son partidarios de que no se critique a Sánchez.

Eso sí, vamos mejorando en el método de eliminar discrepantes: antes Marlaska te mandaba a la Guardia Civil, ahora te manda a José Félix.

Ayer Tezanos presumió de neutralidad. Sin duda, por eso entre barómetro y barómetro publica artículos incendiarios contra la oposición en revistas socialdemócratas, llegando incluso al insulto. En uno de los últimos amplió la ráfaga y tildaba de «jauría» a la prensa y a los jueces.

José Félix, ese patricio de la «neutralidad», se pone al ordenador y pierde los papeles, teclea con una furia tal que si le quitas el ordenador y lo pones en la Tomatina de Buñol acaba con todos. Y luego se calma y se va a la cocina a poner a fuego lento el barómetro.

Porque Tezanos ya se ha convertido en un chef. Pese a que ha aumentado un 21 por ciento la plantilla del CIS, al que en 2019 los españoles dedicaron casi 12 millones (récord histórico), la última encuesta la subarrendó a una empresa privada que hace los sondeos a la revista en la que él se va de tomatinas.

A dedo y sin publicidad, le adjudicó un contrato de 90.000 euros. «No hagan caso a las encuestas», hagan caso a José Félix, hombre, y no pararán de reír. O de llorar, que nunca una mamarrachada nos salió tan cara.

Álvaro Martínez ( ABC )