Este siniestro personaje está predispuesto a liarla y a llevar España por los derroteros del odio y del enfrentamiento.

No cesa de provocar ni de insultar a más de la mitad de España con el fin de garantizarse una vida a todo lujo y de estilo nobiliario a pesar de que en sus diatribas ataca a los que según el son depositarios de privilegios y prebendas.

Se creía destinado a implantar el comunismo en España y se ha quedado en un provocador de conflictos urbanos de la mano de lo más aborrecible de nuestro lumpen.

Pablo Iglesias, las clases medias de nuestro país no necesita de tus revueltas y escraches. Lo que necesitan es paz, orden y trabajo. Algo que un ser abyecto como tú no les podría proporcionar ni aunque viviese cien años. Así que córtate el pelo, asearte, y vuelve a la Universidad a soltar tu demagogia allí. España no te necesita en lo más mínimo.
Ya se que vives muy bien con tus nuevos lujos y tu harén podemita y que no estás dispuesto a renunciar a ello. Pero España no te soporta más. Has inoculado cizaña en vena en los incautos que creyeron en ti y ante una crisis que el gobierno social-comunista habéis traído, eso puede ser letal.
Mirate bien, no posees el físico de Bertin Osborne, de talento andas cortito, no posees visión de Estado tampoco. Tan solo una verborrea diarreica que solo sirve para hacer daño. No eres ese líder elegido por el destino para salvar al mundo. Así que deja de levantarnos dolores de cabeza y nauseas ante tu verbo y ante tu comportamiento y acciones. Si eres más bien feo, joío.
Recuerda que Mario, el general romano líder del partido de los populares, a los demagogos como tú los mataba. No quería que la civilización cayera en manos de líderes tan perniciosos.  Eso debería ser una lección que te diese la historia. Y no hablemos de los que caían en manos de Sila….
Así que déjalo, porfi, no abuses más de nuestra paciencia, vas de enterado y de sobrado, pero pronto te pegarás el castañazo en Madrid y tendrás que desprenderte de tu mansión y de tu harén.
¿No te gustaría más, en vez de andar siempre enredando, despertar una verdadera ilusión entre los españoles, de hacer un país desarrollado económicamente e industrialmente y no traernos leyes y más leyes políticas y de decadencia mortuoria?
¿No te gustaría más presentarnos proyectos económicos que despierten el pulso vital del país y no andar siempre mirando al pasado con saña y rencor?
Llevas mal camino, Pablo Iglesias, y como sigas así te vas a encontrar con lo que no quieres. La gente está harta ya de tu hipocresía y de tu falsedad.¿Es que no lo ves? Te veo en la calle y poniendo en venta tu querida mansión de Galapagar. No hay quien se trague ya tus mentiras y tus demagógicos alegatos.  Eres un producto de las televisiones de corto recorrido.  Muy corto además.
No nos castigues más con tus sermones leninistas. Yo te ofrezco trabajo en mis campos para que te enteres de lo que es esforzarse verdaderamente.  Así aprenderías a ganarte el pan con el sudor de tu frente y no engañando incautos y a gente de pocas luces.
Aprenderías de verdad como nos estáis esquilmando tu y tus acólitos a las gentes que verdaderamente trabajan. Aprenderías a no quitarnos el sudor con nuevos impuestos y con triquiñuelas.  Aprenderías a llevar una vida honrada y virtuosa.
Pero no sigas por el camino de enredador que has emprendido. Nuestra paciencia tiene un límite y no estamos dispuestos a que nos insulte un ser que no da un palo al agua y a que nos robes lo poco que ganamos ya en estos inicuos tiempos de taifas autonómicas y de espabilados.
Vente a dar una vuelta por nuestros campos y comprobarás que no eres querido por la gente que verdaderamente trabaja de sol a sol. Que tienen curtida la tez por el viento frío y el sol abrasador.
Así que me despido por hoy haciendo un alegato a los verdaderos trabajadores para que te desalojen del poder, a ti y a tu socio Pedro Sánchez y podamos vivir dignamente de nuestro sufrido y cansado trabajo. No nos pides más los callos Pablo Iglesias, o acabarás mal. Recuerda que unos campesinos con redaños ganamos la guerra civil contra todo pronóstico.  No tientes a la suerte que te ha dado un pueblo inculto e ignorante.
Hoy hace un frío invernal. Pronto pasará y vendrá la Primavera, que esta nos traiga líderes de verdad que piensen en sacar adelante el país y nos deshaga de esta clase de robaperas que nos toca padecer. Y vuelvo a avisarte de que dejes de apretarnos las tuercas a más de insultarnos pues no está nuestra paciencia como para muchas pruebas.
Manuel Fernández Prieto ( El Correo de España )