HAY MOTIVOS

Aunque ayer el Gobierno de Sánchez rectificó después de la avalancha de protestas que saltó en toda España con respecto a la increíble figura del relator para la cuestión catalana, a pesar de ello, sigue teniendo validez la convocatoria de mañana.

Ya insistí estos días pasados en la importancia de la ponderación y la serenidad en política y no hurtarle el debate al propio Parlamento.

Ahora bien, el momento que vive España de excepcionalidad con un Gobierno de 84 escaños que se sostiene por la apoyo de la extrema izquierda y los golpistas catalanes, nos obliga a alzar la voz y a exigir que se vuelva a la senda de la normalidad democrática y constitucional, que tan buenos resultados nos ha dado desde 1978.

Hay motivos para quejarse y para exigir que se persevere en los grandes consensos, uno de los cuales, y fundamental, es la unidad de España.

Todo lo que vaya contra ella debe ser combatido de manera serena y pacífica pero con firmeza y convicción. Por eso mañana miles de españoles estarán en Colón.

El Astrolabio ( ABC )