HE PEDIDO HORA EN EL PSIQUIATRA

Lo de Pedro Sánchez se parece mucho a la historia de un hombre que tenía que llevar una muestra de semen a un banco de esperma y  llegó a la cita con el recipiente vacío,  y cuando le preguntaron por qué no traía el contenido que se esperaba respondió:

Créame pero ha sido imposible. ¡ Ni mi mujer con la mano, ni mi suegra con la boca y ni siquiera mi vecina que llegó a ponérselo entre las piernas para sujetarlo mejor, han conseguido abrirlo.

Sé que no tiene gracia, y no me refiero no al chiste sino al doctor Sánchez, que ha descubierto las ventajas de la provisionalidad eternamente prorrogada,  y que si de él dependiente modificaría la Constitución para convertirla en ley.

Se siente como un dios menor entre gente que no le merecen, ni siquiera los suyos, y le incomoda la manía  de los otros partidos que se empeñan en que proponga algo a cambio de apoyarle en la investidura.

Me preocupa porque se le está poniendo cara de psicópata con pantalones de pitillo  y el día  que deje de vivir en el palacio de la Moncloa,  no pueda usar el falcón, pasearse en el helicóptero o llevar consigo a un fotógrafo para que inmortalice sus poses, va a necesitar tratamiento psiquiátrico. Claro que también podría plantearme la hipótesis contraria y ser yo el que lo  precise,  porque no es normal que Echenique, Rufián y hasta el tonto de Facua me caigan mejor que el Presidente de gobierno en prolongadas funciones.

Yo creo que la ironía es uno de los escasos recursos que aun nos quedan a los ciudadanos atónitos que asistimos a un espectáculo formalmente legal pero moralmente impresentable, y es muy recomendable evitar cabrearse en  este momento de bloqueo en el que nadie es del todo inocente  aunque mi señor Sánchez es el único que ha rechazado todas las posibilidades que se le han ofrecido.

Hemos llegado a una situación en la que  solo él se siente cómodo , además de sus cuates que gracias a esta provisionalidad tienen garantizado  su cargo y su remuneración al menos unos meses más.

Sin embargo yo creo que incluso quienes le votan  habría deseado que formase un gobierno a su izquierda o a su medio centro porque a nadie le sale gratis esta situación de ficción permanente en la que lo único que funciona en el gobierno son las máquinas del  CIS de Tezanos.

Diego Armario