UN HECHO SIN «IMPORTANCIA »

Cuando salía este jueves de un acto en la sede de la Organización Médica Colegial, en la céntrica Plaza de las Cortes de Madrid, la Reina pudo escuchar algún pitido y la voz de una mujer que le gritaba: «¡Fuera! ¡Antipática! ¡Floja!».

Fue un hecho aislado, pero refleja la convicción, ampliamente extendida, de que doña Letizia le hizo un feo a doña Sofía cuando el pasado domingo, a la salida de la catedral de Palma, tras la misa de Pascua, obstruyó el intento de su suegra de hacerse una fotografía con sus dos nietas.

El País

viñeta de Joaquín Canales Saez