Pues A CASA, SOLAS Y BORRACHAS

Hembras y hembros. Miren ustedes, hablar de estas tres mujeres me cuesta sangre, sudor y lágrimas. Porque por inclinación natural a mí me gusta respetar a cualquier persona y más si son mujeres.

Pero el caso de estas tres me saca de mis casillas. No sé cuáles son sus objetivos en la vida y mucho menos en la política, pero siguiendo sus pasos como los estoy siguiendo me sorprenden sus locuras y sus meteduras de pata. Se puede ser culto o menos culto. Se puede tener cabeza o menos cabeza.

Se puede tener sentido común o ningún sentido común. Pero el caso de estas mujeres es de aurora boreal. De ahí que solo me atreva a decir que si para ellas la libertad y la democracia es que las mujeres puedan volver a casa de madrugada solas y borrachas ese no es mi mundo.

Menos mal que así lo está entendiendo ya el pueblo.

Como se ha visto el día 19 en Andalucía y ya no caen en sus trampas.

Julio Merino ( El Correo de España )