HEREDAR LAS MISERIAS

Cuando el ciudadano Puigdemont entre sudor ajeno y fondo de estrellas pidió el martes garantías para regresar a España deslizó su verdadero ser político.

Completó ese exhorto con un «singularmente para mí». Aquí está todo el pensamiento político del ex, aquí caben todo, el concreto, el espacial y el abstracto. Solo conjuga la primera persona del singular.

David del Cura ( La Razón )