HERENCIA ENVENENADA DE CARMENA

El nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid creía haber heredado una situación económica favorable, ya que no hacía más que presumir de ello la ex alcaldesa Manuela Carmena. Sin embargo, como adelantamos hoy, la realidad es bien distinta, ya que ha heredado unos presupuestos para este año que vulneran la regla de gasto en 406 millones de euros, es decir, un desvío equivalente nada menos que al 10% del presupuesto anual, y con un 70% menos de superávit.

 Una herencia más que envenenada que ata las manos al nuevo alcalde Almeida para aplicar el plan pactado con Cs. Para cumplir los objetivos económicos este 2019 será necesario un plan financiero con importantes ajustes.

Según las cuentas que maneja la AIReF, a las que ha accedido este diario, Carmena dejó antes de irse unos presupuestos que incumplían con mucho el equilibrio de las finanzas públicas. Y a conciencia. Tal es así que ni la desviación récord de la regla de gasto le impidió emplear fondos extra para afrontar los comicios.

En clave electoralista, aprobó partidas de 106 millones adicionales firmando convenios de personal y otras medidas. Cómo sería el nivel de despilfarro que hasta la interventora municipal le advirtió del riesgo de saltarse la Ley de Estabilidad Presupuestaria, lo que no entrañaba una novedad, ya que en 2017 Hacienda ya tuvo que tutelar las operaciones financieras del Ayuntamiento.

Éste es el comprometedor legado económico para los madrileños que deja el populismo.

El Mundo