EL ” ASTEROIDE CALAVERA ” REGRESARÁ EN EL 2018

astez

EL ” ASTEROIDE CALAVERA” REGRESARÁ EN EL 2018

A finales de 2018, un pequeño objeto del Sistema Solar nos hará una segunda visita desde su descubrimiento en 2015. Se llama 2015 TB145, pero por razones evidentes también es conocido como el asteroide de Halloween o «el asteroide calavera».

De hecho, si se le observa desde el ángulo adecuado, parece una calavera humana casi perfecta. Más negro que el carbón, se trata de un «cometa muerto» cuya máxima aproximación a la Tierra se produjo durante su última visita, el 31 de Octubre de 2015. Ese día, el escalofriante asteroide pasó «solo» a 486.000 kilómetros de nosotros.

La próxima visita de 2018, sin embargo, será muy diferente. La pronunciada inclinación orbital del asteroide hará que no vuelva a pasar tan cerca como en 2015 en los próximos 500 años, así que en la siguiente ocasión, en noviembre del año que está a punto de entrar, cruzará a 105 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna.

A pesar de ello, se trata de un objeto realmente fascinante, y los astrónomos están haciendo lo posible por obtener la mayor cantidad posible de detalles sobre él.

«El objeto -explica el astrofísico Pablo Santos Sanz, del Instituto de Astrofísica de Andalucía- mide entre 625 y 700 metros, su forma es un elipsoide ligeramente aplanado y su eje de rotación era aproximadamente perpendicular a la Tierra en el momento de su mayor aproximación».

El asteroide no se descubrió hasta 2015 en parte porque pasa la mayor parte de su tiempo detrás de Marte y porque, además, es pequeño y oscuro. A pesar de eso, los astrónomos lograron detectar el brillo procedente de él y que se debe al reflejo de la luz sobre su superficie. En este caso, el albedo del objeto le hace tener un brillo equivalente al de una brasa de carbón.

La excentricidad de su órbita sugiere que, en el pasado, el asteroide pudo ser un cometa, uno que perdió sus elementos volátiles (los que se subliman para formar la cola) tras numerosas órbitas alrededor del Sol, lo que hizo de él una simple roca muerta vagando por el espacio.

Cuando regrese en 2018, incluso aunque pase muy lejos, los investigadores planean echarle otro vistazo para aprender más cosas de él y, de paso, también de otras rocas similares. A principios de este año, Santos Sanz y su equipo publicaron todos los detalles del asteroide calavera en un artículo publicado en Astronomy & Astrophisics.

ABC