Codex Gigas, la supuesta Biblia del Diablo

codexc

El Codex Gigas es una gigantesca Biblia medieval cuya autoría es un verdadero enigma para los especialistas; según la leyenda que acompaña su aparición, habría sido escrita por el propio Lucifer, el ángel caído. Más allá de lo mitos, el “Codex Gigas” tiene sus propias características impactantes, entre ellas su tamaño, 92 × 50,5 × 22 cm, su peso, 74 kilogramos, lo que hace que para manipularla se requiera de al menos dos personas, y el gigantesco diablo que aparece dibujado en su interior. Los estudiosos de este libro, que actualmente se encuentra en un museo de Estocolmo (Suecia), señalan que el único autor de las 624 páginas no muestra signos de cansancio por la labor, los cuales podrían detectarse en su caligrafía.

Una de las leyendas surgidas para explicar su existencia refiere a un monje al cual, por haber traicionado sus votos, se le impuso como castigo el deber de escribir una biblia en una sola noche, o ser ejecutado en caso de fallar. El monje, al advertir que no le alcanzaría el tiempo para llevar adelante la titánica tarea, habría vendido su alma al diablo a cambio de que este le ayudase en su empresa. Lucifer aceptó, y el testimonio de esta peculiar negociación es el dibujo del diablo en el interior del libro.

La hipótesis más realista también señala a un monje como el autor, aunque este, sin la ayuda de Satanás, habría invertido al menos cinco años de perfecta reclusión para su trabajo en el Codex; la idea que sí reaparece es la del castigo: casi todas las hipótesis señalan el encargo de escribir este libro como una forma de redención por un pecado.

De todas formas, ninguna de las teorías formuladas por especialistas responden todas las preguntas que la realización del Codex Gigas genera, como las que surgen acerca del uso de un mismo tipo de tinta a lo largo de tanto tiempo, y la ausencia de signos de agotamiento.

El gigantesco y oscuro libro presenta la versión del Antiguo Testamento y un trabajo del historiador Flavio Josefo, y habría sido elaborado en un monasterio benedictino de Bohemia a principios del siglo XIII.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*