Del salvaje adiestramiento espartano a las comunas del siglo XX

tribuk

La tribu educa a los niños: del salvaje adiestramiento espartano a las comunas del siglo XX.

El planteamiento de Anna Gabriel no es nuevo, sino que ya fue experimentado en ciertas comunidades de influencia socialista en el pasado siglo.

En otra vuelta de tuerca antisistema, Anna Gabriel (CUP) se ha manifestado a favor de un concepto de maternidad y paternidad distinto al que se emplea en la sociedad occidental. Sin concretar de qué modelos está hablando, Anna Gabriel defiende que sea «la tribu» la que eduque a los hijos. En esas tribus a las que se refiere la militante de la CUP «no existe el sentimiento de pertenencia de un hijo biológico» y sus miembros sienten como propios tanto a sus hijos biológicos como los que han concebido el resto. Una idea que evoca al proverbio africano «para criar a un hijo hace falta toda la tribu».

El planteamiento de Anna Gabriel no es nuevo, sino que ya fue estudiado por Friedrich Engels en «El origen de la familia, la propiedad privada y el estado» (1884) buscando modelos alternativos a la familia tradicional. En uno de los ejemplos citados por este autor comunista está el caso de los iroqueses –una tribu que estuvo establecida en el territorio de Nueva York–, que practicaba un tipo de familia llamado «sindiásmica». El iroqués no solo llamaba hijos e hijas a los suyos propios, sino también a los de sus hermanos, que, a su vez, también le llamaban a él padre. Así, la familia nuclear se ampliaba a un número mayor de personas y la responsabilidad sobre la crianza de los hijos estaba repartida entre más miembros. Un modelo de familia que también ha estado presente en los aborígenes de la India, las tribus dravidianas del Decán y las tribus gauras del Indostán.

La idea de formar una familia más allá de los lazos sanguíneos está presente también en las comunas. A principios del siglo XX, se estableció en Palestina un grupo de judíos rusos que, inspirados en la ideología sionista socialista, se organizaron en una comuna agrícola llamada Kibutz. Durante muchos años fue costumbre que los niños del kibutz vivieran todos juntos, separados de sus padres, en la casa de los niños. Las madres dejaban a sus bebés a los tres días de parir y una serie de cuidadores criaban a todos los niños del kibutz por turnos durante las noches. Por las tardes eran los padres los que se ocupaban de sus hijos, lo que con el tiempo dio lugar a traumas de todo tipo. No en vano, hoy en día, los niños viven con sus padres y las viviendas familiares han aumentado su tamaño.

En esta misma línea, varias comunidades de carácter sectario emplearon educaciones colectivas como en el caso de la Comunidad Agrícola del Templo del Pueblo. Esta secta, que terminó su historia negra de maltratos y torturas con un multitudinario suicidio colectivo, entregaba a los niños al cuidado de la congregación y obligaba a los menores a referirse al líder, James Warren «Jim» Jones, como «Papá». Asimismo, solo se les permitía ver a sus padres brevemente durante la noche.

ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*