Descubrimiento de Chichén Itza-Yucatán

11136271_934986099873002_7330032684598836388_o

En la época de la conquista, Chichén Itzá conservaba su aureola de sitio sagrado. Para ese entonces peregrinos mayas aún acudían a la antigua capital de los itzaes a realizar rituales –especialmente en honor de los dioses de la lluvia– en el Cenote Sagrado y en edificios como el Castillo y el Osario. Era tal la importancia que se le concedía a Chichén Itzá, que Francisco de Montejo llegó a plantear la posibilidad de establecer ahí la capital de la provincia de Yucatán, aunque esta idea no prosperó. Los cronistas de la época quedaron impresionados por las dimensiones de Chichén Itzá y por sus bien conservadas construcciones. Uno de ellos, fray Diego de Landa, se refiere así al sitio y a su principal edificio, el Castillo, en su “Relación de las cosas de Yucatán”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*