El niño judío, que se convirtió en la mascota de las SS

niñojudio

El niño judío, que se convirtió en la mascota de las SS.

Tras la entrada del ejército alemán en Bielorrusia, el 20 de octubre de 1941, centenares fueron los hogares en los que los soldados accedieron de manera violenta, arrasando con todo lo que encontraban a su paso y asesinando a diestro y siniestro a las personas que allí vivían. Los hombres adultos eran llevados a un improvisado paredón donde eran fusilados, mientras que las mujeres junto a sus hijos eran asesinadas cruelmente en sus propias casas (muchas de ellas también violadas).

Esto es lo que vivió y presenció el pequeño Ilya Galperin cuando tenía tan solo cinco años de edad, siendo el único miembro de su familia que logró huir cuando los nazis entraron en su casa e hicieron una masacre con su madre y hermanos (al padre se lo llevaron para fusilarlo).

Se escondió en un bosque cercano, alimentándose de hierbas y frutos que caían de algunos árboles y para abrigarse utilizaba ropa que cogía de los cadáveres que se iba encontrando. En alguna ocasión se acercó hasta alguna aldea, donde pedía un trozo de pan o algo para comer. En una de esas ocasiones fue cuando alguien dio aviso a las autoridades y el niño fue capturado por un soldado lituano llamado Jekabs Kulis (cuerpo que había sido incorporado a las SS tras la entrada de los nazis).

Jekabs comprobó de inmediato que se trataba de un niño judío, pero se vio incapaz de delatar al pequeño, por lo que decidió mentir a sus compañeros respecto al origen del pequeño. Les dijo que era un huérfano ruso llamado ‘Uldis Kurzemnieks’.

Bajo esta identidad el pequeño Ilya (ahora Uldis) pasó los siguientes años entre el escuadrón de las SS que le dio cobijo, lo vistió con un uniforme nazi hecho a su medida y le proporcionó una pistola, como si de un verdadero soldado se tratase, convirtiéndose en la mascota de todos aquellos hombres que velaban por él.

A cambio les ayudaba en pequeñas tareas, los entretenía cantándoles o hacía recados para ellos. Eso le proporcionaba al niño un techo bajo el que dormir, comida y la tranquilidad de seguir con vida.

Noticia de Yahoo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*