El visado que pudo salvar a Ana Frank

fmiliaFr

El visado que pudo salvara Ana Krank.

EEUU. negó los papeles a la judía de los Frank por el temor de que se infiltraran espías nazis.

La inmigración es consustancial a EE.UU. Está en sus raíces y en su Constitución. Como lo está casi diariamente en el debate social y político. Las agitadas aguas de la carrera republicana han levantado un muro frente a 10.000 refugiados sirios. En medio de la polémica, muchos rememoran los momentos menos felices de la historia del país, tan distantes de la generosa apertura que ha marcado sus más de dos siglos de existencia. Fue hace 70 años. También producto de una guerra. La maquinaria burocrática norteamericana pudo dar el visado a toda la familia de Ana Frank, la niña alemana judía del diario más renombrado, pero se lo denegó.

La lentitud de los trámites, primero, y el temor a la infiltración de espías nazis, después, impidieron que los Frank se salvaran de la atrocidad de la Alemania de Hitler. En lugar de morir en un campo de concentración, Ana Frank «podría ser hoy una respetable escritora afincada en Boston», afirma el historiador de la Universidad de América Richard Breitman. Felizmente, el legado de la niña precoz ha dejado una huella humana y literaria imborrable en Estados Unidos.

Entre 1939 y 1941, los tres primeros años de la II Guerra Mundial, aproximadamente la mitad de los inmigrantes que llegaron a Estados Unidos fueron judíos. Si la referencia de la Enciclopedia del Holocausto, del Museo norteamericano del mismo nombre, se amplía a los años entre 1933 y 1945, el país acogió a 200.000. Pero la crueldad de la contienda bélica también quiso que a mediados de 1941, precisamente cuando los nazis comenzaron las matanzas de judíos, se frenara el proceso de acogida.

( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*