Felipe II creía que fue puesto en el trono por Dios

felipeIIk

Felipe II se creía que fue puesto en el trono por Dios.

Cuando Felipe II quería alterar todavía más a quienes se quedaban sin aliento ante su intimidatoria presencia solía lanzar una coletilla, «sosegaos», que precisamente lograba el efecto contrario. Hans Khevenhüller –embajador imperial entre 1570 hasta su muerte casi cuarenta años después– no era de la clase de personas que se dejase achicar ni siquiera por un imperativo así, entre otras razones porque consiguió ganarse la estima del tímido y reservado Felipe II.

Tras varias décadas estudiando su figura, el historiador Alfredo Alvar (Granada, 1960) publica una minuciosa obra, «El Embajador Imperial: Hans Khevenhüller» (BOE, 2015), sobre la experiencia de este trotamundos austríaco en la España del siglo XVI. El libro resultante, que forma parte delplan nacional de I+D+i, está vertebrado por el propia diario escrito por Hans y cien folios de su correspondencia, traducida parcialmente del alemán antiguo para la ocasión.

http://www.abc.es/historia/abci-felipe-creia-puesto-trono-dios-tenia-halo-infranqueable-201511240453_noticia.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*