La España esperpentica

esperpento

En Enero de 1920 moría en Madrid Benito Pérez Galdós, el mejor novelista español desde Cervantes. Y el mayor dramaturgo de nuestro siglo XX, Ramón del Valle Inclán, escribía Luces de Bohemia, publicada en la revista “España” de Julio a Octubre de ese mismo año. En ella se vengaba del poco aprecio de Galdós a su adaptación de Marianela y le llamaba “Don Benito El Garbancero”, acuñación tan injusta como exitosa. El creador deEl doctor Centeno, Miau, Misericordia y otros prodigios de sensibilidad, inéditos desde El Lazarillo, quedaba enterrado así como símbolo de algo chabacano, zafio, indigno de aprecio y memoria.

http://www.libertaddigital.com/opinion/federico-jimenez-losantos/la-espana-esperpentica-76108/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*