La misión secreta de Hitler para arrasar Nueva York con un colosal bombardero

peterk

La misión secreta de Hitler para arrasar Nueva York con un colosal bombardero.

«Yo solo quería volar». Sobre esta sencilla frase (que brotaba habitualmente de sus arrugados labios durante la última etapa de su vida)Peter Brill construyó su futuro. En base a ella empezó a entrenarse durante su juventud para ser piloto de planeadores y, también rememorándola en su mente, se unió al ejército de Adolf Hitler (por entonces, una de las pocos opciones que le permitían elevarse hasta los cielos en un aeroplano).

Su destino quedó sellado desde ese instante al partido del «Führer» aunque, como él mismo declaró antes de fallecer en 2013, nunca se sintió nazi.Simplemente se veía como un aviador cuyas capacidades le llevaron a combatir en media Europa y que, además, tuvo la suerte de participar en uno de los proyectos más secretos de Segunda Guerra Mundial: el que buscaba enviar un gigantesco bombardero desde Alemania a Estados Unidos. Una misión que (hasta hace bien poco) no se consideraba más que una mera leyenda, pero cuya existencia ha sido corroborada gracias a dos investigadores residentes en España. 

Brill fue el único piloto de los seis que particparon en esta misión y que no murió durante la Segunda Guerra Mundial. El resto, por el contrario, fallecieron a lo largo de la contienda e, incluso, durante las pruebas que se llevaron a cabo para ultimar los preparativos del proyecto. Algunos, debido a problemas mecánicos imposibles de solventar en el Heinkel 177 (el bombardero de larga distancia con el que se pretendía llegar hasta los EE.UU.).

Aquellas defunciones, unidas a la imposibilidad de superar las dificultades económicas y técnicas de tener que recorrer los más de 6.000 kilómetros que separan Berlín de Nueva York (12.000, ya que el plan original era que el bombardero volviese a su punto de partida), provocaron que la misión se cancelase. Con todo, aquel suceso no terminó con la carrera como piloto del germano, quien a partir de entonces tuvo que combatir sobre todo tipo de cazas para tratar de detener el empuje de británicos, americanos y soviéticos. Al final, este aviador vivió sus últimos días en España, surcando los cielos de Barcelona sobre una avioneta.

http://www.abc.es/cultura/abci-mision-secreta-hitler-para-arrasar-nueva-york-colosal-bombardero-201610110207_noticia.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*