¿Por qué no atacó los muros de Roma Aníbal Barca, el genio destructor?

anibal1

¿Por qué no atacó los muros de Roma Aníbal Barca, el genio destructor?

A modo de mito fundacional, la tradición romana cuenta que Aníbal Barca, el genio de la guerra procedente de Cartago, se sintió intimidado frente a los muros de Roma y prefirió retirarse sin acabar con su presa. Nada más lejos de la realidad; si alguien tenía terror en ese momento eran los romanos, a los que solo les quedaba rezar por su suerte. ¿Por qué, entonces, el cartaginés no aprovechó para destruir Roma y evitar así que fuera su civilización la que años después fuera asolada?

Los romanos tampoco entendieron el motivo por el qué no intentó destruir la ciudad y perpetuaron la imagen de un Aníbal a las puertas de la ciudad acobardado por lo que se extendía ante sus ojos. Pero, ¿por qué Aníbal no atacó Roma? Existen varias teorías al respecto, aunque pocas tienen en cuenta que en una guerra hay muchas formas de cobrarse ventaja. El cartaginés se frenó de atacar Roma porque no contaba con el equipamiento ni los suministros necesarios para acometer una empresa así. Eso a pesar de que en la ciudad del Tíber únicamente permanecían milicias urbanas, constituidas básicamente por aquellos ciudadanos que aún no estaban capacitados para combatir.

http://www.abc.es/historia/abci-no-ataco-muros-roma-anibal-barca-genio-destructor-201606170052_noticia.html

One Comment

  • xcraterh19

    13/07/2017 at 11:45

    Al margen de no disponer de armas de asedio, catapultas y demás elementos destructivos a distancia, tampoco tenía experiencia en ese tipo de asedios, y si, tenía otra forma de haberse hecho con Roma, uno de los más dañinos era cortar el suministro de agua, tenía a su disposición los acueductos.

    Del Tíber no podían beber agua, había cadáveres flotando al margen de las inmundicias de la cloaca, efectiva pero chapuza en algunos lugares, por tanto las enfermedades se multiplicarían.
    Nombraron a un dictador. Al senador Quinto Fabio Máximo Verrucoso Cunctactor, esto último se lo puse al actual presidente del gobierno por no hacer frente a la izquierda como es debido.

    Este dictador se dedicó a aburrir al Aníbal consiguiéndolo, algo así como perseguirle, y mantenerse en lugares estratégicos, nunca enfrentarse en el llano, y fue mordiendo a los rezagados, además de entrar y salir de Roma.

    Parece que Aníbal se detuvo en la puerta salaria, hizo un intento de asedio, pero se dio cuenta que era perder el tiempo y se dedicó a lo que mejor hacía, saquear, lo que nunca comprendí como no arrasó todas las ciudades, estaban desprotegidas, cunctactor tenía pocos efectivos.

    Cunctactor hubiera hecho lo mismo, salir y perseguir a los rezagados, pero hasta cierta distancia, no era tonto, no cayó en la trampa de alejarse de Roma.

    (Cannas fue un desastre para el ejército romano, en esa batalla participó un caballero que fue menospreciado por Roma, Cayo Lucio Marcio Séptimo. Este oficial reagrupó el ejército romano en Hispania, había sido derrotado por los cartagineses donde murieron el padre y tío del Africano, y sin embargo Roma no le hizo justicia a su esfuerzo, ya que contuvo a los Cartagineses en la frontera del Ebro, posteriormente cuando llegó el Africano, tampoco le hizo justicia, y existe en Levante un arco conmemorativo con su nombre).

    Pienso que Aníbal tenía muchos enemigos en Cartago, y eso le impedía ver el bosque, sus peticiones eran aplazas y alguna rechazadas, por tanto tenía otro frente más peligroso que los romanos, en el fondo le temían y por eso procuraban su fracaso, por tanto no solo le venció el Africano, su derrotaba empezó en Cartago.

    Para mí en el ranking de generales, está en primer lugar, seguido de Cayo Mario, otro general traicionado por Roma, la historia está plagada de lo mismo, Trajano, su sobrino Adriano, no sé cómo no le mando matar, sabiendo que le traicionaba.

    La traición es inmortal, sigue y se actualiza por sí misma. Pero no es de naturaleza, la traición es de origen humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*