Príapo, el dios maldito con un falo gigante

falo

Príapo, el dios maldito con un falo gigante que adoraba la población rural.

Príapo era una antigua divinidad grecoromana que se representaba como un pequeño hombre barbudo, normalmente un viejo, con un pene desproporcionadamente grande. Su mayor presencia estaba en el mundo rural, puesto que era el símbolo del instinto sexual, de la fecundidad masculina, y el protector de las huertas y jardines. En este sentido, la población rústica empleaba este deidad y sus representaciones comofórmula mágica para neutralizar el mal de ojo contra la envidia de las personas y para potenciar la sexualidad.

A causa de los celos de Hera, Príapo fue condenado a tener su falo siempre en erección y, lo que es más grave para el dios del instinto sexual, a no poder reproducirse (otras versiones dicen que su maldición era a no ser amado por ninguna mujer).

ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*