Seis mentiras que la Ciencia ha dicho sobre las mujeres

Emma_Darwin-kcvF--510x287@abc

Seis mentiras que la Ciencia ha dicho sobre las mujeres.

No cabe duda de que la teoría de la evolución del naturalista británico Charles Darwin (1809-1882) sentó las bases de la biología como ciencia y que su publicación supuso una auténtica revolución social, pero el famoso viajero del «Beagle» también fue reo de la época victoriana que le tocó vivir, al menos en lo que respecta a su más que cuestionable visión del sexo opuesto. Las ideas evolucionistas fueron utilizadas para «convencer de la inferioridad intelectual y social de la mujer», cuentan S. García Dauder, docente de Psicología Social en la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid), y Eulaia Pérez Sedeño, profesora de Investigación en Ciencia, Tecnología y Género del CSIC, en su libro «Las ‘mentiras’ científicas sobre las mujeres» (Catarata). «Darwin estaba convencido de la diferencia mental entre los dos sexos y del sometimiento del sexo ‘débil’ al fuerte», explican.

Darwin se ocupa de la naturaleza de la mujer en su obra «The Descent of Man and Selection in Relation to Sex», publicado en 1871, en el que el tema principal es la selección sexual, que depende no de la lucha por la existencia en competencia con otros seres o para sobrevivir a las condiciones externas, sino de la lucha de los individuos de un mismo sexo, generalmente los machos, por poseer al otro. Para Darwin, en el ser humano, los rasgos masculinos son los que generalmente se asocian con grados superiores de perfección, como el coraje, la energía, la razón y la imaginación, mientras que las mujeres son más intuitivas e imitativas. Además, «gastan mucha energía en la formación de óvulos» y tienen instinto maternal, por lo que están mejor confinadas a la esfera privada.

García Dauder y Pérez Sedeño recogen en su apasionante libro las hipótesis y teorías científicas que han justificado el estatus subordinado de las mujeres a lo largo de la Historia. Con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia que se celebra este sábado (11 de febrero), resumimos aquí algunos de los aspectos más interesantes del texto, como convertir todo lo relacionado con el placer sexual femenino en una patología o ignorar a las investigadoras a la hora de reconocer méritos, incluido el Nobel.

ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*