Una historia irrepetible

historiaca

Una historia irrepetible

Cuando el veneno nacionalista no había infectado aún, al muy español pueblo catalán.

La imagen pertenece a un cuadro, que la Diputación de Barcelona encargó al pintor Ramón Padrón y Pijoan para inmortalizar el embarque de los voluntarios catalanes, que partían a la guerra de 1898, en defensa de la unidad de España en América.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*