La onda expansiva, tras la detonación de la bomba nuclear lanzada por el joven Juan García-Gallardo (VOX) al exigir, como condición ineludible para que pudiera formar gobierno con el PP en Castilla y León, la puesta en marcha de una Ley de Violencia Intrafamiliar, con todo el feminismo sectario puesto en pie de guerra al ver peligrar la mamela que a diario le llega desde el ministerio de “Igualdad”, tendría repercusión en el resto de mandamases del país, sitos en cada una de las CCAA, en especial en los del PP.

             De ahí hayan causado gran polémica las palabras de Jesús Aguirre, Consejero de Familia (PP), Junta de Andalucía, expresando su opinión favorable al uso del término “violencia intrafamiliar”.

             El PSOE de la Junta de Andalucía, inventor de la Gran Teta de Género, esa que a diario amamanta a medio país, en boca de una de sus portavozas, acertó de pleno con el diagnóstico del significado de la declaración del consejero en cuestión achacándola a los preparativos de un futuro pacto del PP con Vox en Andalucía.

Por su parte, la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz (Ciudadanos), al parecer llamó a Aguirre y haciendo gala de la indefinición de su formación política, que desde hace años viene operando en el limbo, en tierra de nadie, sin mojarse en nada, lo que le ha llevado a la extinción, vinculó tal comentario a un “error de explicación”, según se lee en sevilla.abc.es (7/03/2022).

             Por nuestra parte, entendemos que la citada portavoza del PSOE lleva toda la razón al intuir cómo VOX ha iniciado el camino y el PP se ve obligado a seguirle por la contundencia de las matemáticas -la suma de votos para gobernar aquí o allá-, que no por tradición, hechos e historial jurisprudencial.

             De modo que, a partir de ahora, parece que VOX y PP caminan desde la desigualdad rojimorada hacia la igualdad verdeazulada, hacia un término más justo, constitucional y sensato como es la “violencia intrafamiliar”, esa que ampara por igual a mujeres, hombres, menores, ancianos, discapacitados… en vez de ese otro, el de “violencia de género”, como si sólo existiera la violencia del hombre hacia la mujer y ninguna otra violencia más, un cuento chino, pero chino de verdad.

            Aguirre -prosigue sevilla.abc.es-, participaba este miércoles en Madrid en el Foro Salud de Nueva Economía. Durante el turno de preguntas, le cuestionaron sobre la negociación para la formación del nuevo gobierno de PP y Vox en Castilla y León y del cambio de denominación de las políticas sobre “violencia de género” a las de “violencia intrafamiliar”.

             “Mira que hemos debatido qué diferencia… -comenzó el consejero-. La violencia de género es solamente del hombre hacia la mujer, la interfamiliar enfoca la violencia hacia hombres, mujeres, mayores, niños… Creo que es más demostrativa de la realidad de la sociedad». 

              Tras aclarar que era una opinión suya particular, Aguirre añadió que no le ve ningún problema a ampliar violencia de género con intrafamiliar y los otros parámetros integrarlos también dentro de los que es violencia; “al fin y al cabo todo es violencia y lo que tenemos que tener es tolerancia cero ante cualquier tipo de violencia”, concluyó.

             Por su parte, en el Congreso de los Diputados, la portavoz del Grupo Popular y coordinadora general del partido, Cuca Gamarra -una feminista sectaria y redomada, opinión de quien escribe estas líneas, no del autor de la noticia de abc-, dijo que está claro que hay una violencia contra la mujer, pero admitió que hay “otras violencias en el ámbito familiar que deben afrontar también los poderes públicos”.

             Y ya, hasta Cuquita, saca su patita ¡Vivir para ver!

José R. Barrios ( El Correo de España )