Lo inaudito. Hace falta temple de santo, la paciencia de Santo Job, y el estómago de un perro lobo para poder tragar y digerir estas informaciones. Los proetarras organizaron el enésimo homenaje, esta vez previsto a tres terroristas de ETA, y tras «vacilar» días antes con que no lo harían.

Un recochineo constante en el chuleo de las víctimas que han causado. Escupirles encima tras dejarlas muertas y ensangrentadas al abandonarlas derribadas en la cuneta. Un homenaje más entre ellos a Henri Parot, uno de los peores criminales de la banda, condenado en su día a casi 5.000 años de cárcel por su implicación en 82 asesinatos.

Los participantes marcharon por las calles de Mondragón exaltando el terrorismo y exigiendo beneficios penitenciarios para los presos de la banda terrorista ante la inacción culpable del Gobierno, socialista/comunista.

No quiso incomodar a sus socios de Bildu, cuyo apoyo parlamentario es crucial para mantener la mayoría que sostiene al Ejecutivo. O sea que a Pedro Sánchez, como si matan a media España, mejor la que no le vota, todo le da igual con tal de seguir siendo presidente y abusando como lo hace del helicóptero y del avión Falcon, todos los días. Que hagan apología del terrorismo… le trae al pairo.

Si es del franquismo, entonces sí reacciona para encarcelarlos por respecto a las víctimas del franquismo. Porque esas son las importantes y no hay otras víctimas que aquellas que él considera suyas sin contar para nada con las víctimas de los rojos del Frente Popular que son muchas más. Esas, con todas las matanzas que hicieron los rojos, las borró de la cuenta de un plumazo con cara de asco.

También borró la historia con todas las partes que no le interesan. Las recientes víctimas de la ETA, la última barbarie comunista, marxista, feminista y «progresista» con todas las «istas» habidas, también las eliminó; no las conoce. Ni le importan.

Por más empeño en evitar este aquelarre, que puso VOX, el PP, y las organizaciones de víctimas del terrorismo, no consiguieron impedir la vergüenza de esta humillación a los familiares que los etarras asesinaron sus seres queridos.

Una vejación más a las víctimas que son los muertos y sus familiares de la barbarie etarra. También Vox y el PP actuaron con rapidez en tal sentido denunciando la marcha en distintas instancias. La iniciativa tramitada en la Audiencia Nacional fracasó por la firma del mismo magistrado que el pasado mes de septiembre autorizó un acto similar también en Mondragón.

El presidente de Dignidad y Justicia, Daniel Portero, señaló que el Gobierno estaba perfectamente facultado para impedir por sí mismo este homenaje, puesto que se trata de una humillación a las víctimas prohibida en la vigente ley de Reconocimiento y Protección Integral de las Víctimas del Terrorismo, que obliga al Estado a asumir la defensa de su dignidad.

Como siempre y una vez más, lo que decía Francisco Largo Caballero a cuya figura siguen y veneran: «nosotros solo respetaremos la ley si nos conviene».

Entre el rigorismo jurídico de ciertos jueces y la miseria política de Sánchez, dispuesto a todo para mantenerse en el poder, las víctimas del terrorismo siguen sufriendo el escarnio impune de los que les asesinaron.

Este pasado año ha aumentado casi un 50% este tipo de homenajes vergonzosos autorizados por el Gobierno social/comunista, el mismo que quiere perseguir a supuestos delitos relacionados con el franquismo mientras defiende a los que, como en la pasada Nochevieja, enaltecen al terrorismo y prácticamente a diario a los asesinos más sanguinarios de una banda terrorista.

También en esa noche vieja que relatamos en el artículo anterior, «la división en buenos y malos…» cuando la actriz  Blanca Portillo nos soltaba su panegírico izquierdista en T.V. y ocurrían estos hechos que omitió, despreció a las víctimas del terrorismo al borrarlas de su mensaje.

Las víctimas expresan su indignación por el homenaje y lamentan el olvido ciudadano del terrorismo perpetrado por ETA. Ignoramos en qué país pudo convertirse España. Este es el termómetro que marca la indignidad de un estado bajo un gobierno que impulsa esa indignidad sin nombre.

Se preocupa de excarcelar a los etarras, y de enaltecer el terrorismo mientras encarcela a falangistas o a los miembros del «caso Blanquerna» por defender España. Prohíbe misas por Franco mientras destrozan la historia nacional y artística mediante sus leyes ilegales.

Esta es la justicia surrealista de un gobierno de psicópatas que destroza la justicia verdadera, mientras hunde el país en la miseria, hincha su casta política, y divide y enfrenta a los españoles. Luego dice Falconeti, que está todo muy bien, divino de la muerte, y toda su banda de bandidos lo aplaude a rabiar.

Lo principal es que no gane la derecha -objetivo cumplido- y como se le ocurra -ya lo dijeron-, prenderán fuego a todo y no lo permitirán, ni dejarán piedra sobre piedra. Implicado el gobierno en estas aberraciones etarras que estremecen, ya viene a decirlo todo.

Nunca más clara la presencia en el poder de los enemigos de España. Nunca más clara su voluntad tóxica y destructiva. Las consecuencias saltan a la vista. Al hacernos la vida imposible la izquierda ya se regocija. Y, si estos son los buenos.

¿Cómo serían los malos?

Fígaro ( El Correo de España )