HUEVOS A MARTA

La estrechez de mente no ayuda a comprender ni al otro ni a uno mismo. Aquello que escribió Antonio Machado acerca de quienes embisten contra todo lo que no les cabe en la cabeza, vuelve a tener validez, día tras día, en esa Cataluña intolerante que tira huevos a Marta Sánchez, «escrachea» a Cayetana Álvarez de Toledo o humilla con lejía a Inés Arrimadas.

No cabe duda de que son unos valientes estos independentistas. Solo se atreven con determinadas personas y en determinados lugares, a poder ser en medio de la turba y siempre guareciéndose en el anonimato. Pero el problema es más grave, ya que evidencia que estamos ante una sociedad enferma.

A nosotros no nos queda otra alternativa que vivir y tratar de comprender a esos intolerantes. Por eso, el buen sentido común del conjunto de los españoles acabará imponiéndose. Hacen lo que hacen y dicen lo que dicen porque nosotros les dejamos.

Abusan de la democracia y de nuestra paciencia. Pero serán derrotados, no lo duden. Todo lo que va contra inteligencia, pierde. Habrá que enseñarles a dejar de odiar.

El Astrolabio ( ABC )