BAILANDO LA CONGA

conga

BAILANDO LA CONGA

A estas alturas de la vida y con las pelotas negras del humo de mil batallas, hay pocas cosas que me dejen atónito, pero mentiría si no les confesase que ando levemente desconcertado. No entiendo muy bien lo que pasa en España.

Ni en lo trascendental ni en lo nimio. A botepronto, me viene a la cabeza el «simpa» que pegaron hace unos días 120 clientes en un modesto restaurante del Bierzo. Coñas aparte y aunque nos produzca risa que los caraduras escaparan del local bailando la conga, hay que ponerse en el lugar del atribulado propietario, al que han hecho un roto de cuidado. Bembibre no es Nueva York y, por mucho que se apelotonaran en los coches, no imagino cómo se evaporaron un centenar largo de gitanos rumanos sin que la Guardia Civil diera el alto a alguno de los vehículos.

Alfonso Rojo( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*