BIENVENIDOS AL POLO

chimenea

BIENVENIDOS AL POLO

En invierno, toca frío, sin éste los árboles no hibernan lo cual supone que no podrán hacer su particular «introspección» El frío conserva, permite adentrarse en los laberintos del inconsciente ya que invita a la meditación, a estar en casa junto al fuego, a disfrutar de la vida familiar o de la compañía de un buen libro.

El frío es agradable cuando permanece afuera guardando el jardín, y el fuego del hogar queda a buen resguardo de su tiritona. Si uno tiene un iglú por casa, y le arropan pieles que un animal cedió para su protección y supervivencia, el frío polar, al ser un conocido al que se tutea por aquello de la costumbre, puede incluso ser «agradable»

Rosetta Forner ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*