Buenas tardes

mujer y aguas en movimiento

Vuelvo al tranquila de la nada,
cuando arrinconada en sueños
me despierto ausente de palabras,
y me recorro el alma palmo a palmo
buscando el palpitar que calla,
se que está ahí en algún sitio,
entre mi mudez y el grito que me salva.

Anabel Monasterio gar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*