Dignidad y estiércol

victor3

Dignidad y estiércol.

enía decidido escribir de un rapero proetarra amigo de Monedero e Iglesias, y de un presumible maestro valenciano, síntesis los dos del estiércol, de las alcantarillas homínidas, de las fosas sépticas. Pero es tanto el asco que me inspiran estas alimañas que he elegido el contrapunto. La dignidad de la belleza o la belleza de la dignidad enfrentada a los detritus infrahumanos.

Y esa dignidad y esa belleza se reúnen en el dolor de una mujer excepcional. La mujer de Víctor Barrio, Raquel Sanz, un árbol herido por la tragedia que ha optado por mantenerse en pie después de sufrir el nortazo loco e inesperado que arrasa con todo cuando muere un torero, en este caso, su torero, y más aún, su marido, su amor, su vida y su futuro.

Alfonso Ussia ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*