LA TABERNA DE PLATÓN

apoloy

CASANDRA…COMO UN CENCERRO

-Casandra era princesa de Troya por ser hija de Priamo…Quiso estudiar para sacerdotisa, adivina y otras gaitas de esas y al parecer tenía muy mala leche…
-Apolo intentó tener un asunto carnal con la tal, pero esta, según dicen, no estaba muy por la faena con lo del fornicio…por lo que fuera… que no vamos a entrar en intimidades.

-No obstante y seguramente con arteras intenciones, aceptó en principio los requerimientos celestiales a cambio de que Apolo le concediera el don de la adivinación. Aceptó el dios y cuando fue a consumar, la Casandra dijo que nones, dejándolo pitotieso.
-Cabreado Apolo y como no podía retirarle el don de la adivinación, la condenó a que nadie creyera las profecías que hiciera o hiciese.

-La Casandra, se puso a publicar profecías como una posesa y ¡claro! nadie se las creyó e incluso los suyos propios, la tomaron por una loquita, con lo que terminó mu malamente condenada al ostracismo y no pudo acabar la carrera de sacerdotisa ni na de na.
-Luego Apolo que era muy rencoroso, fue por el Olimpo contando que la Casandra era Casandro…Pero vayan ustedes a saber.

viñeta y texto: Agustín Muro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*