LA TABERNA DE PLATÓN

chavalñ

¡GRAN CHAVAL!

-Ha vivido poco, pero al parecer Pablo no se rindió jamás y cuando supo que ya no había nada que hacer, se fue a su casa a morir con los suyos.

-En los años últimos peleó con la enfermedad…creo que recibió hasta tres trasplantes de médula, pero mientras él intentaba curarse, puso en marcha acciones que concienciaron a la sociedad, hasta el punto de que las donaciones de médula se dispararon un mil por cien.

-Vivió poco, pero mereció la pena su paso por este mundo.
-Espero que este mundo recuerde al chaval con leucemia y sonrisa permanente.

viñeta y texto de: Agustín Muro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*