LA VERGÜENZA DE LAS RATAS

rats

LA VERGÜENZA DE LAS RATAS

Cuando se derrumbó el muro de Berlín, el comunismo violento se refugió en otros proyectos más alejados del fracaso. Uno de ellos fue el peculiar pacifismo. En nombre de la paz se manifestaban los pacifistas con una violencia desatada. Recuerdo el titular: «Manifestación pacifista en Madrid. Cuarenta policías heridos».

También engrosaron los fracasados las filas del feminismo profesional, del antimilitarismo infantil y necio, y del animalismo. Los animalistas, esos seres bondadosos, dulces y ejemplares que aman a los animales. Todos ellos influidos por Walt Disney, aunque no lo reconozcan por su condición de millonario norteamericano. Walt Disney, ese gran cursi que tanto daño ha hecho con Bambi.

Alfonso Ussía ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*