DE CÓMO LAS CARRETERAS NOS MATAN

carreterasl1

DE CÓMO LAS CARRETERAS NOS MATAN

Las carreteras vuelven a matar más de lo previsto, y de lo deseado. Una sola muerte en accidente es demasiado. Habíamos mejorado en la estadística negra de los fallecidos sobre el asfalto. Parecía que el carné por puntos funcionaba, pero un mínimo repunte de la economía, un poco más de alegría en el bolsillo, gasolina más barata y más coches en ruta nos han traído el mal dato de que los siniestros son noticia por su nuevo crecimiento.

Como en tantas cuestiones en la vida, habrá que insistir otra vez en la prudencia, en no ingerir alcohol si se conduce, en moderar la velocidad, en revisar el vehículo y tratar, por tanto, de que el camino no se vuelva en nuestra contra. Como siempre, le pediremos al Estado que lo resuelva, pero hace cientos de años que sabemos que peor que cometer un error es perseverar en él.

Los automóviles son un gran instrumento del progreso, siempre que sepamos utilizarlos. Hay que interpretarlos en clave optimista, porque nos han dado más satisfacciones que disgustos. Nunca mejor dicho, recuperemos la buena senda.

El Astrolabio ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*