SIN INSULTOS NI VIOLENCIA

restu

SIN INSULTOS NI VIOLENCIA

Se disponían a comer, en una mesa esquinada y preventiva, Iglesias Turrión, la novia, y dos chicas más del harén podemita. En la mesa contigua se sentaban los miembros de su servicio de seguridad. Un restaurante de Madrid del que no tengo intención de hacerle propaganda.

Un grupo de ciudadanos venezolanos exiliados, o huidos del régimen ladrón y criminal de Maduro, reconocieron la coleta de Iglesias y el perfil de la portavoz-compañera. Y sin insultar, sin violencia, con voces más cercanas a la emoción que al odio, se dirigieron al sublime mentiroso. «Los venezolanos nos morimos de hambre. Venezuela se está muriendo de hambre. Que lo sepáis, asesores de Maduro».

Actuó de inmediato el servicio de seguridad.

Alfonso Ussía ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*